sábado, 30 de noviembre de 2013

Mapa mundial con los cables submarinos

Para el actual desarrollo de las comunicaciones en las que comerciar, hablar, trabajar, etc. con alguien de la otra punta del globo parece un cosa sin importancia hay una infraestructura por detrás que muchas veces pasa desapercibida:
Pincha en la imagen para ver el mapa en su resolución original.
Visto en Microsiervos.

domingo, 24 de noviembre de 2013

11 trucos para ahorrar en calefacción

Ya vimos como no se ahorra electricidad y ahora que viene el frío unos trucos para reducir el gasto en calefacción:

  1. Asegúrese de que está en el mercado libre. La tarifa de último recurso es la más alta de todas. Si usted no se ha decidido todavía por una compañía, pagará el error y le costará alrededor de los 30 euros al año. 
  2. Compare las ofertas por compañía. La Comisión Nacional de Mercados y Competencia (CNMC) le ofrece un singular ser vicio a través de Internet que le facilita las cosas para esta tarea, que no suele ser fácil. Esta sencilla herramienta se conoce bajo el nombre de comparador y le permitirá escoger las ofertas de cada empresa en función del consumo de su hogar. 
  3. Asegúrese de que su tarifa se ajusta a sus necesidades reales. Por si no lo sabe, la tarifa tiene una parte fija y otra variable. Si usted no escoge bien su tarifa, o bien pagará un fijo muy alto y un variable muy bajo, o bien lo contrario, una parte fija muy baja pero un variable muy alto. Es conveniente que se acoja a la tarifa que le garantice un precio medio por kilovatio inferior. El comparador de ofertas de la CNMC también puede hacer esta labor por usted y le recomendará el tipo de tarifa que le conviene, siempre teniendo en cuenta su consumo anual.

domingo, 17 de noviembre de 2013

¿Por qué se usa X, Y o Z en las ecuaciones?

En 1637 René Descartes publicaba El discurso del método y como parte de esta obra había una sección denominada Geometría. En este apartado, como supondrán por el título y podrán comprobar si le echan un vistazo a la obra, las ecuaciones matemáticas son una constante y eso conllevó algún problema a los impresores. Ya saben ustedes que en aquel tiempo, y creo que aún se hace así en algunos casos, se componían los libros colocando las letras tipográficas, con su relieve, en filas que formaban las palabras y estas las líneas y estas al final las páginas.

Debido a las ecuaciones, los impresores comenzaron a sufrir la escasez de algunas letras. Es decir, la letra a, por ejemplo, se usaba en el texto normal y además en las ecuaciones, donde se repetía continuamente, lo que provocaba que escasearan las letras a en los cajones del impresor para componer las páginas. Así, preguntaron a Descartes si era necesario usar la a, y otras similares, o si en cambio en las ecuaciones podían usar cualquier letra.

Descartes respondió que en las ecuaciones las letras no son más que símbolos y que lo mismo da usar la letra a o b que cualquier otra. Y entonces el impresor comenzó a usar las letras menos usadas en el idioma original del libro, el francés. Y ahí aparecieron las letras x, y y z como las clásicas letras para representar las incógnitas en las ecuaciones.

Como decía al comienzo, de aquella sencilla decisión de un impresor, muy lógica por otra parte, proviene el que todos los que hayamos estudiado matemáticas hayamos usado esas letras x e y como comodines e incógnitas, aunque como bien dijo Descartes, lo mismo da una letra que otra.

Visto en Curistoria.