martes, 17 de julio de 2012

Materiales que brillan en la oscuridad

Seguro que desde eras chico te intrigaba como funcionaban todos esos juguetes, y cositas que brillaban en la obscuridad, en este post explicare como funciona este fenómeno y pondré un tutorial para que puedas crear tu propia pintura fosforescente.

Desde siempre hemos asociado la luz con una fuente de energía definida. Estamos acostumbrados a ver el cable de la bombilla conectado a ésta, y no nos extraña que se ilumine.

Lo curioso viene cuando no hay una fuente aparente de energía, o ésta está oculta. Parecemos experimentar una extraña fascinación por las barras luminosas de las discotecas, que parecen encenderse por alguna mágica razón que desconocemos, o por las luciérnagas, con sus iluminados traseros.

Eso que no podemos dejar de preguntarnos, el “Por qué” de esa luz, se responde con una sola palabra: Quimioluminiscencia.


La quimioluminiscencia es un fenómeno que se produce cuando, en una reacción química, los electrónes saltan de las capas más altas de los átomos, a las más bajas.
Esto hace que se libere una energía, la cual percibimos en forma de luz. Esta luz tendrá distinto color, dependiendo de la sustancia reactiva.

El fenómeno se denomina fluorescencia si la emisión es inmediata a la excitación o, fosforescencia, si hay cierto retardo.

Materiales Fotoactivos (Eléctroluminiscente, Fluorescente, Fosforescente o Luminiscentes).
Los materiales fotoactivos son aquellos en los que se producen cambios de diferente naturaleza como consecuencia de la acción de la luz o que por otro lado son capaces de emitir luz como consecuencia de algún fenómeno externo.

Entre los materiales fotoactivos que emiten luz, sin que se produzca calor, nos encontramos con :
  • Electroluminiscentes: son materiales organometálicos basados fundamentalmente en fósforos y fluorocarbonos que emiten luz de diferentes colores cuando son estimulados por una corriente eléctrica.
  • Fluorescentes: son materiales semiconductores que producen luz visible como resultado de su activación con luz UV. El efecto cesa tan pronto como desaparece la fuente de excitación. Los pigmentos fluorescentes a la luz del día son blancos o de color claro mientras que cuando están expuestos a radiación UV irradian un intenso color fluorescente.
  •  Fosforescentes: materiales semiconductores que convierten la energía absorbida en luz emitida sólo detectable en la oscuridad, después de que la fuente de excitación ha sido eliminada. Esta emisión de luz puede durar desde minutos hasta horas. La fuente de excitación más efectiva es la radiación UV.

Para crear tu propio material fosforescente tan sólo necesitas:
  1. Fósforos con alto contenido en fósforo (los marrones no valen)
  2. Lejía (bleach, en el vídeo)
  3. Peróxido de hidrógeno (agua oxigenada)
  4. Un tomate
  5. Seguir las instrucciones del siguiente vídeo:


2 comentarios:

Gracias por tu comentario.